arrow_back

SantoBokado. Centro Comercial Altamira Village. Avenida Luís Roche con 5ta. transversal de Altamira, Municipio Chacao Caracas – Venezuela.

+58 424 1934367

Beto Puerta Expresión Minimalista

Beto Puerta Expresión Minimalista

Beto Puerta Expresión Minimalista

Disfrutar de una deliciosa crema de tomates en una espuma casi inimaginable es su trabajo, un oficio que, sin pensarlo, aprendió en el mejor restaurante del mundo.

Millones de peticiones recibió Ferrán Adriá para el taller que se impartió en El Bulli en 2009; sin embargo, solo treinta fueron bendecidos con esta oportunidad para ingresar en el mejor restaurante del mundo, entre ellos el venezolano Beto Puerta.

“Usted ha sido seleccionado para formar parte del equipo”, estas son las palabras que jamás olvidará el especialista en comida molecular. Un cocinero que inició sus estudios a temprana edad en el High Training Educational Institute y de los pocos que practica esa especialidad en Venezuela.

Cuenta Beto Puerta que cuando cursaba quinto año de bachillerato sus amigos escogieron estudiar carreras regulares mientras él dijo a viva voz en un auditorio que sus inclinaciones profesionales estaban dirigidas al mundo gastronómico. “ Todos me llamaron loco”, comenta este chef en ascenso.

La palabra perseverancia circula en su discurso, no hay una acción derrotista y aunque la primera vez que pisó una cocina fue expulsado por el chef, regresó para demostrarle que en él había un talento insuperable.

“A los tres meses de haberme iniciado en el instituto de cocina, comencé a hacer pasantías en el Hotel Gran Meliá Caracas. Es muy gracioso porque el primer día que entré me botaron. Me mandaron a cortar un perejil pequeñito y me corté el dedo porque no sabía cocinar y me dijeron “¡Fuera de aquí!”. Sin embargo, regresé, el chef me enseñó todo lo que sabía y gracias a Dios terminé la carrera trabajando. Aprendí mucho de la cocina japonesa y mediterránea”

Beto Puerta

Sus intereses iban más allá de lo que una persona con su experiencia desearía. Él añoraba trabajar bajo la batuta del chef argentino Iwao Komiyama, especialista en sushi. Y lo consiguió.

“Mi sueño era trabajar con él, en esa época mi hermano tenía un restaurante, y la chef del local había estudiado en Argentina y me había dicho que le había dado clase este chef japonés y como yo sentía que no evolucionaba más en el hotel, decidí irme para allá y volver a estudiar cocina”

Nunca me imaginé que me toparía con este chef y que además me daría trabajo”, relata Beto Puerta.

Hoy Beto Puerta es símbolo de la gastronomía de vanguardia, un joven estusiasta y apasionado que espera la apertura de su primer restaurante, Natura, y la publicación de su primer libro de la mano de El nacional.