El Arte Vuela Alto

SB-arcangel-2

Todas las mañanas bien tempranito Manuel Alejandro Parada Araque se traslada a su taller para transformar ideas en acciones, convertir sueños en realidades, recibir resina y generar obras de arte.

En el año 99´ Manuel comienza su relación con el torno trabajando con cerámica. Un año después ya estaba haciendo cursos de escultura en la Escuela Taller Arte y Fuego y en el 2005 finalmente consiguió su título como Licenciado en Artes Plásticas del Instituto de Estudio Superiores Armando Reverón. Desde entonces sus manos no han parado de esculpir y hoy en día sus más de 200 obras llenan espacios de nuestra ciudad. Una de ellas, quizás la más retadora hasta el momento por sus detalles y formato, ha sido realizar el San Francisco de Asís que se encuentra en la Iglesia de Manzanares.
SB-arcangel-1

Los fines de semana Manuel los dedica a disfrutar en familia. Su esposa, quien admira profundamente su entrega al arte, y su pequeñin de 2 años de quien habla con orgullo y hace brillar su mirada, parecen ser la musa principal de este gran artista.  Los deportes al aire libre, el surf, el montañismo, la bicicleta y una buena parrilla son el complemento perfecto para cerrar un domingo con broche de oro.

Todo gran escultor tiene a su lado a un aprendiz. David Montoya, compañero de Manuel de la Reverón, ya tiene un año trabajando junto a él. Le apasiona tener la posibilidad de aprender y contemplar la gran capacidad de modelado de su guía. David hace piezas en sus tiempos libres y las mismas las ubica en lugares públicos de la ciudad de Caracas con la finalidad de que la gente se las pueda llevar. Según Montoya el arte debería ser gratis y accesible para todos.

SB-arcangel-4Manuel conoce a los socios de SantoBokado mientras estos estaban en la búsqueda de un escultor que pudiera desarrollar lo que desde un inicio visualizaron como el elemento icónico del lugar. Querían tener la presencia de una obra de arte que conquistara la vista de cada visitante y destacara la pasión por convertir algo tradicional en algo fenomenal. El reto era un San Miguel Arcangel de un poco más de un metro cincuenta centímetros que estaría suspendido en el aire.

El reto fue aceptado convirtiéndose en una experiencia gratificante y llena de aprendizaje para el escultor. La gravedad dejó de ser una limitante permitiéndole al artista esbozar nuevas ideas en su mente. Mucha arcilla fue moldeada durante varios meses para llegar a hacer realidad el ícono de este vanguardista restaurante que abrió sus puertas en la ciudad de Caracas.

SB-arcangel-3Algunos procesos se tuvieron que llevar a cabo durante aproximadamente 5 meses para generar esta pieza de 80 kilos que hoy nos recibe con las alas abiertas y con cuchillo en mano representando la sublime experiencia que vivirá cada uno de sus comensales a través de la propuesta gastronómica del Chef Beto Puerta.

Una vez más nos enorgullece trabajar de la mano de talento venezolano reflejo de humildad, entusiasmo y compromiso.

Luna Arroyo

Fotografía: @luna_mc