La Mesa está Servida

nos gritaba mamá todas las noches mientras el aroma a arepita asada impregnaba toda la casa, por supuesto eran las mejores del mundo. Nunca faltaban las caraotas y el guayanés para rellenarlas, el picante de la abuela rondaba de mano en mano y en segundos te dabas cuenta que eras feliz. Nuestra propuesta no es tradicional, por el contrarío vivirás una experiencia inédita y vanguardista, pero los recuerdos y el picante de la abuela siempre estarán presentes para hacernos felices.

Síguenos, porque tú también eres parte de esta mesa. @santobokado